22.6.10

Estilo de vida.

Nunca tuve a ese animador que te llena de vida durante todo un año, que te llena de SU vida, de sus experiencias. Nunca tuve eso a lo que todos llaman modelo a seguir, o esa persona a la que cuando eres un poco más pequeño le cuentas tus dudas sobre la fe. Yo te tuve a ti, Dios mío, tú me escuchabas cada día y te encargabas de que yo te sintiera cerca. Incluso notaste mi falta de apoyo aquí, y me pusiste delante a esas personas que tanto necesitaba, a esas personas que conocí durante esas semanas de verano tan importantes para mí.

Hasta que un año me pediste que yo fuera para los jóvenes eso que nunca tuve, que fuera cercana, que los apoyara… Me pediste que compartiera mi fe cristiana y que les contase todo lo que tú eres para mí.

Tú sí que fuiste mi modelo a seguir, tú sí que me apoyaste cuando nadie más lo hacía, tú fuiste quien volviste a llamar a mi puerta de forma indefinida cuando me perdí. Fuiste tú quien volvió a encontrarme y una vez más volviste a darme fuerzas para que siguiera adelante. Sé que esto es lo que quieres que haga, y sé que confías en mí. Supongo que es, esa confianza plena la que me ayuda a seguir yendo contracorriente. Pero también he de decir, que mis esfuerzos merecen la pena, las tengo a ellas, a mis pequeñajas, esas que me sonríen cuando me ven un poco triste, esas que me abrazan de forma que olvido todos y cada uno de mis problemas, esas que sin apenas conocerme ya sabían que podían contar conmigo. Los niños también son quienes desde la inocencia, lo ven, ven eso que nadie más ve. Y que confíen en mí, me llena de vida. Hay muchos estilos de vida, y yo, hace tiempo, escogí este.

1 comentario:

Pasión dijo...

ya sabes lo q pienso de esto...
te quiero!

Publicar un comentario

Regalame una Piruleta.